domingo, 17 de abril de 2016

A TI, REFUGIADO

Este blog,  "Encantado de conocerle" trata de dar a conocer a personas que han dejado su huella en todos nosotros: científicos, actores, deportistas, escritores, investigadores, ... hombres  y mujeres inolvidables gracias a los cuales nuestra vida cambió de alguna manera.
Pero hoy quiero dedicar esta entrada a una persona sin nombre pero que ha cambiado nuestras vidas. Puede ser hombre o mujer, niño o niña. Porque esa persona es UN REFUGIADO. Cualquier refugiado. Y todos ellos (¿recordáis, Azam, Aylan, Yussef, Milem, Male...?), después de conocer sus historias, estoy seguro de que han dejado huella en nuestros corazones. 

Tan importante es para nosotros que le hemos hecho un hueco en nuestra clase. Así lo habéis querido y ahí está.  Ya tiene su pupitre y su silla, como todos nosotros. Un símbolo de que nuestra aula les espera con los brazos abiertos, una forma de manifestar nuestro deseo de acogerles y un símbolo de protesta ante la actitud de los gobiernos que, una vez más, no nos representan a la inmensa mayoría de la ciudadanía. 
Muchas de las cosas que estamos oyendo y viendo en las noticias van en contra de lo que defendemos en la escuela pública.  Defendemos valores básicos como la libertad, la solidaridad, la resolución pacífica de los conflictos, la convivencia democrática, la igualdad, el respeto a los derechos humanos y entender la diversidad como un valor enriquecedor. 
Desgraciadamente, la crisis humanitaria de los refugiados ha dejado al descubierto las debilidades de nuestra querida Europa: la cuna de la libertad y de la democracia. La actuación de la Unión Europea es vergonzosa e indignante, además de que sea, probablemente, ilegal ya que incumple varias leyes internacionales, incluso la propia normativa de la UE.  En cualquier caso, es injusta.  Las miles de muertes de personas que huyen del horror, la guerra y la violencia en su intento de llegar a Europa será una carga que nuestro continente  llevará siempre sobre sus hombros. 
Ningún ser humano es ilegal.  Todo ser humano tiene derecho a ser reconocido como refugiado y a recibir asilo y protección. 
Nuestra única esperanza es que vosotros y vosotras, niños y niñas, alumnos y alumnas de hoy os convirtáis en adultos comprometidos con los derechos humanos y los valores básicos de las personas y que devolváis a Europa la dignidad que ahora ha perdido.
Vuestra actitud, el interés que habéis demostrado, vuestras opiniones en forma de pregunta, de duda, de queja, de propuesta... todo ello, me reconforta y me hace atisbar un futuro prometedor. Me entristece que os dejemos como "deberes" tener que explicar a otras generaciones, esta infamia.
Por eso, y por todo lo que hemos aprendido juntos estas semanas, quiero dedicar esta entrada a cualquier refugiado, porque sea quién seas, estaremos "encantados de conocerte".

NO SON NÚMEROS, SON PERSONAS , 

3 comentarios:

  1. Cuando decidimos hacer ese hueco a un hombre, una mujer, un niño o una niña me sentí una persona que no le importa que halla 1 más ¡y me encantó esa sensación de poder ayudar a los demás!

    ResponderEliminar
  2. ¡Claro que sí, Iria! Pues quiero que sepas que esa "sensación de poder ayudar a los demás" es una de las cosas más importantes que debes aprender en la vida. Me das una alegría, ojalá "los que mandan" en el Mundo tuvieran esa sensación de vez en cuando. Gracias, Iria, por tus palabras.

    ResponderEliminar
  3. Espero que dentro de poco , ese sitio este ocupado por un compañero más

    ResponderEliminar