sábado, 27 de mayo de 2017

JUSTOS DE LAS NACIONES


Los Justos de las Naciones se merecían una entrada en este blog dedicado a biografías de personalidades importantes. Son muchos, de todas las nacionalidades, de diversa procedencia, de multitud de profesiones... pero todos y todas con un elemento común. En una época difícil y poniendo en peligro sus propias vidas y la de sus familias, no dudaron en poner a salvo a los judíos, víctimas entonces del genocidio a mano de la Alemania nazi de Hitler y sus colaboradores. 
Salvando niños, ocultando personas en sus propias casas, falsificando identidades y documentos, ayudándoles a huir... hubo personas que decidieron apostar por los derechos humanos y salvar la vida de otros seres humanos, sin recibir nada a cambio.
Esta es la historia de los Justos de las Naciones. 




Información de Yad Vadshem   I

Info II: quiénes son,  qué significa, criterios, y otras preguntas básicas.





Material de Mario Sinay, Eliana Rapp y Orly Michaeli



viernes, 6 de enero de 2017

José Alcubierre, el niño de Mauthausen

En noviembre, hablamos en este blog del fallecimiento de Marcos Ana, el preso político español que más tiempo ha estado encarcelado: 23 años estuvo preso por sus ideas políticas y por defender la democracia contra los golpistas de Franco.

Esta noche de Reyes ha muerto JOSÉ ALCUBIERRE.





Nació en Barcelona, en 1925.

En febrero de 1939, ante el ya imparable avance de las tropas franquistas, José y sus padres huyeron a Francia. Allí fueron recluidos primero en el campo de refugiados de La Combe Aux Loups y, finalmente, en Les Alliers, un recinto situado junto a la localidad de Angulema. Fue en este lugar donde les sorprendió la invasión alemana de Francia.

José y su padre, Miguel, fueron enviados al campo de Mauthausen, en Austria, en agosto de 1940. José tenía entonces 15 años. Allí les pusieron un brazalete azul, que significaba "apátrida", sin patria (los alemanes llamaron a España porque no sabían qué hacer con los deportados españoles y Franco les dijo "haced lo que queráis, no son españoles").
Su padre fue llevado a trabajar a la cantera de Gusen, donde fue asesinado.

Las tropas de EEUU liberaron Mauthausen un 5 de mayo de 1945. De las más de 100.000 personas exterminadas, cerca de 7.000 eran españolas.





"Estuvimos tres días viajando sin comer. Cuando llegamos nos tuvieron siete horas encerrados, nos bajaron y le dije al SS con los dedos que tenía 14 años. En realidad tenía 15, me quité uno, pero dio igual. Me empujó camino de la cuesta que llevaba al campo. Allí, lo primero era desnudarnos y, aunque era verano, después de la ducha fría estábamos helados. Luego nos rapaban el pelo de todo el cuerpo, incluidas las partes, y nos rociaban para desinfectarnos", recordaba él mismo en una entrevista.



En este vídeo, el periodista Gonzo, de El Intermedio, habló con José Alcubierre




LEER LA NOTICIA COMPLETA

José volvió a Angulema, en Francia, allí rehízo su vida, se casó y formó una gran familia. Durante siete décadas recibió diversos reconocimientos y reparaciones por parte de Francia y Alemania. El último de ellos fue, a la vez, el más importante: en marzo del 2016 fue declarado Caballero de la Legión de Honor francesa. Un título que recibió con una sensación agridulce, porque ponía aún más en evidencia el olvido al que le había sometido su patria. España le ignoró a él, a su padre y los más de 9.300 españoles y españolas deportados a los campos nazis. 

José Alcubierre, junto con otros compañeros como Francesc Boix (en la imagen, el que lleva la cámara), pudieron sacar negativos con fotografías hechas en el campo. En los momentos finales de la guerra, el joven Alcubierre participó en una operación secreta, liderada por el prisionero catalán Francesc Boix, para sacar del campo las fotografías que probaban los crímenes cometidos por los SS. Jesús Grau, Jacinto Cortés y José Alcubierre, tres deportados españoles, se jugaron la vida para poner a buen recaudo decenas de negativos y copias. Tras la guerra, esas fotografías serían exhibidas en Núremberg, durante el juicio a que fueron sometidos los principales dirigentes del III Reich. José es el que está al fondo, a la derecha).



(una de las fotografías de Francesc Boix)

domingo, 27 de noviembre de 2016

23 AÑOS EN LA CÁRCEL

Esta semana, concretamente el 24 de noviembre, ha muerto Marcos Ana.

Su nombre verdadero era Fernando Macarro Castillo pero el se lo cambió por un seudónimo formado con los nombres de sus padres, Marcos y Ana).  Nació en Alcoonada, un pueblo de Salamanca, el 20 de neero de 1920.
Fue poeta y, desgraciadamente, fue conocido como el preso político español que más tiempo ha estado encarcelado: 23 años estuvo preso por sus ideas políticas y por defender la democracia contra los golpistas de Franco. Entró con 19 años, en 1939 (al final de la Guerra Civil, provocada por la sublevación  de Franco contra el Gobierno democrático republicano) y fue liberado en 1961.
Consiguió sacar de la cárcel sus escritos y la famosa asociación Amnistía Internacinal presionó para lograr su liberación.

                                          (FUENTE: eldiario.es)



Cuando tenía doce o trece años dejó los estudios y se puso a trabajar como dependiente en una tienda, para ayudar a la familia. Durante la Guerra Civil luchó contra los sublevados para defender la democracia. En enero de 1937, su padre murió en un bombardeo de la Legión Cóndor sobre Alcalá. Fue encarcelado y torturado. Se le condenó dos veces a la pena de muerte pero fue conmutada por cadena perpetua. 

La vida en las cárceles franquistas era muy dura. Hambre, enfermedades, palizas y torturas, frío, Su poesía animaba a combatir la dictadura con la palabra y hacía un llamamiento a la liberación de los presos políticos. Sus poemas contribuyeron a hacerle conocido fuera de España y a desencadenar una campaña internacional por su liberación, en la que destacaron Rafael Alberti y Pablo Neruda, que consiguió su liberación el 17 de noviembre de 1961. 

Se exilió a Francia y viajó por Sudamérica y Europa contando su historia y lo que pasaba en la dictadura franquista. Pudo volver a España en 1976, una vez muerto Franco.

Se dedicó a escribir y a dar charlas para que no se olvide esa parte de la Historia de España que no viene en los libros. 
Recibió muchos premios tanto en España como internacionales.


Él mismo recitaba uno de sus poemas más conocidos: "Decidme cómo es un árbol" en el que nos habla de lo que supuso estar 23 años en la cárcel. De entrar casi como un adolescente, con 19 años, y salir como un adulto. Trata de todo lo que se perdió y nunca podría recuperar. 



Y si sus hijos no saben quién es Marcos Ana, quizás tampoco sepan que hace ochenta años hubo mujeres y hombres que lucharon contra el fascismo, algunos casi niños, como él. Y que decenas de miles fueron condenados a muerte, fusilados, pasados a garrote. A punto estuvo Ana, condenado a muerte dos veces. Quizás sus hijos han oído algo de la dictadura, pero no conocen cómo eran las durísimas cárceles de la posguerra, donde Marcos Ana se dejó 23 años. Porlier, Ocaña, Burgos. Repítanles la cifra a sus hijos: 23 años. Toda la juventud, entrar adolescente y salir adulto.
Si tienen edad para ello, cuéntenles también cómo torturaba el franquismo, las palizas que Ana y tantos antifascistas se llevaron en esas cárceles o en la Puerta del Sol madrileña, donde sigue sin haber una placa que los recuerde.
Cuéntenles a sus hijas e hijos quién es Marcos Ana, denles a leer sus memorias, para que conozcan cómo trabajadoras y trabajadores de todo el mundo fueron solidarios con los presos españoles y contra la dictadura. Todos esos países donde acogieron a Ana en los quince años que pasó llevando por el mundo la lucha por la libertad y los derechos humanos en España.

PARA SABER MÁS  LEER ARTÍCULO:  CUÉNTELES A SUS HIJOS QUIÉN FUE MARCOS ANA

martes, 27 de septiembre de 2016

ISAAC BOROJOVICH: SUPERVIVIENTE DEL HOLOCAUSTO NAZI

Hoy, martes 27 de septiembre, he tenido la inmensa suerte de poder asistir a la Jornada de Presentación del Proyecto Sohá que se ha celebrado en el CRIF Las Acacias, en Madrid.



Todavía resuena en mis oídos la voz emocionada, vibrante y firme de este superviviente del Holocausto. Un testimonio duro pero emocionante de alguien que pasó por seis campos de concentración hasta su liberación, en Bergen-Belsen en 1945, el mismo campo donde murió Anna Frank, pero que no ha perdido la sonrisa ni el sentido del humor.  Isaac Borojovich aún puede narrar con brillo en los ojos y la voz admirablemente serena lo que vivió en esos campos de exterminio, sin duda, algo que ningún ser humano debió ver nunca.


Isaac nos pide a los maestros/as que no olvidemos y que ayudemos a transmitir a nuestros niños y jóvenes la verdad de lo que pasó para que no vuelva a repetirse. Porque no olvidemos que fueron hombres, seres humanos como nosotros, los que cometieron tales atrocidades, los que exterminaron a unos 6 millones de judíos,  legándonos para la Historia de la Humanidad una de las páginas más abominables y vergonzosas que se puedan escribir jamás. 

Afortunadamente,  contamos con algunas voces de hombres, mujeres y niños que sobrevivieron al horror y son hoy un ejemplo y un referente a los que debemos todo nuestro respeto y atención.  Todos, como ciudadanos, como demócratas, como seres humanos tenemos una deuda con ellos y, como educador, siento que tengo la responsabilidad compartida de dar voz a los que algunos siempre quisieron callar y de luchar contra el silencio y la indiferencia.  

Como ya dije en otro momento (con el drama humanitario de los refugiados) la escuela no puede ser neutral: ante la injusticia y la desigualdad hace falta una escuela comprometida con los valores de la tolerancia, la justicia social y los derechos humanos. 

                                     (fuente: la crónica.com )




Isaac nació el 15 de agosto de 1927 en Svir, Polonia. Su padre, Israel Zlotejablko, era un comerciante que trabajaba la fruta y el cuero. "Cuando vino la guerra mi padre bajó muchísimo su fuerza. Yo tuve que encargarme de traer la comida a casa. Y para eso me tenía que escapar. Me escapaba 20 veces igual". De las 30 personas de su familia sólo sobrevivieron a la guerra él y su madre, Sprintze Buskaniec. Siempre fue consciente de lo que vivía: solo pensaba en sobrevivir y en aportar a los suyos. "Cuando mi pueblo se transformó en un gueto conseguí trabajo en una cantina de alemanes. Yo cortaba leña y traía las sobras a casa".

Entre 1942 y 1944 Isaac pasó por dos guetos —Michaliszki y Vilna— y seis campos de concentración: Viivikonna, Vaivara, Ereda, Stutthof, Dormettingen y, finalmente, Bergen-Belsen. Él siempre tuvo claro que para sobrevivir había que conjugar fortaleza y astucia. En los guetos se volvió experto en lustrar botas militares de los alemanes usando cepillo y franela, sin pomada. "En una oportunidad, en Vaivara (Estonia), salvé mi vida escondiéndome en un pozo negro. Una noche nos hicieron formar en una de las plazas. Me imaginé que nada bueno podía pasar. Le dije a mi padre: Me quiero escapar. Y él me respondió que me iban a matar. Mi mamá, que me apoyaba siempre, me dijo: 'Hacé lo que te diga tu corazón'. Me escapé y me metí hasta un pozo negro que había cerca. Estuve cuatro o cinco horas sumergido hasta los ojos pero con los brazos hacia arriba, para no hundirme. Cuando sentí que ya no había barullo, salí. Y vi que a todos los niños de mi edad se los habían llevado". Sufrió fiebre tifoidea, pero siguió vivo.

Isaac apeló a todos sus recursos para sobrevivir al invierno sin comida ni abrigo. "Una noche, en Ereda, debí dormir a la intemperie con 23 o 24 grados bajo cero. ¿Cómo no me congelé? De niño tenía un librito que decía que los esquimales para protegerse del frío hacen un pozo en la nieve y se tapan con ella. Lo hice y fui de los pocos que no se congelaron". Aquí vio a su hermana por última vez, partiendo en un camión hacia —lo supo luego— Auschwitz. En Bergen-Belsen, un recluso veterano le advirtió que allí nadie sobrevivía más de dos o tres semanas. Isaac superó los cuatro meses. "Allá nos acostábamos en el piso 20 o 30 personas y la mitad no se levantaba. No mataban a nadie, pero al parecer nos envenenaban la comida con vidrio molido. Cuando entraron las fuerzas inglesas había 15 mil cadáveres tirados por todos lados".

Seis días antes de la liberación vieron que estaban arribando mujeres a ese campo. "Me acerco hasta los alambrados y ahí aparece mi madre. Hacía más de un año que no nos veíamos. Ella no me reconoció, estaba muy flaco, pero yo sí a ella. Y cuando nos liberaron yo buscaba ropa, comida y a mi mamá. A los tres días no pude más: me quedé tirado en una de las calles del campo. Pero ella me encontró. Yo le dije: Menos mal que te encontré antes de morir, te quería ver. Un médico que me revisó dijo que clínicamente tenía que estar muerto. Tenía disentería pero también mucha voluntad, por eso sobreviví".

martes, 23 de agosto de 2016

domingo, 17 de abril de 2016

A TI, REFUGIADO

Este blog,  "Encantado de conocerle" trata de dar a conocer a personas que han dejado su huella en todos nosotros: científicos, actores, deportistas, escritores, investigadores, ... hombres  y mujeres inolvidables gracias a los cuales nuestra vida cambió de alguna manera.
Pero hoy quiero dedicar esta entrada a una persona sin nombre pero que ha cambiado nuestras vidas. Puede ser hombre o mujer, niño o niña. Porque esa persona es UN REFUGIADO. Cualquier refugiado. Y todos ellos (¿recordáis, Azam, Aylan, Yussef, Milem, Male...?), después de conocer sus historias, estoy seguro de que han dejado huella en nuestros corazones. 

Tan importante es para nosotros que le hemos hecho un hueco en nuestra clase. Así lo habéis querido y ahí está.  Ya tiene su pupitre y su silla, como todos nosotros. Un símbolo de que nuestra aula les espera con los brazos abiertos, una forma de manifestar nuestro deseo de acogerles y un símbolo de protesta ante la actitud de los gobiernos que, una vez más, no nos representan a la inmensa mayoría de la ciudadanía. 
Muchas de las cosas que estamos oyendo y viendo en las noticias van en contra de lo que defendemos en la escuela pública.  Defendemos valores básicos como la libertad, la solidaridad, la resolución pacífica de los conflictos, la convivencia democrática, la igualdad, el respeto a los derechos humanos y entender la diversidad como un valor enriquecedor. 
Desgraciadamente, la crisis humanitaria de los refugiados ha dejado al descubierto las debilidades de nuestra querida Europa: la cuna de la libertad y de la democracia. La actuación de la Unión Europea es vergonzosa e indignante, además de que sea, probablemente, ilegal ya que incumple varias leyes internacionales, incluso la propia normativa de la UE.  En cualquier caso, es injusta.  Las miles de muertes de personas que huyen del horror, la guerra y la violencia en su intento de llegar a Europa será una carga que nuestro continente  llevará siempre sobre sus hombros. 
Ningún ser humano es ilegal.  Todo ser humano tiene derecho a ser reconocido como refugiado y a recibir asilo y protección. 
Nuestra única esperanza es que vosotros y vosotras, niños y niñas, alumnos y alumnas de hoy os convirtáis en adultos comprometidos con los derechos humanos y los valores básicos de las personas y que devolváis a Europa la dignidad que ahora ha perdido.
Vuestra actitud, el interés que habéis demostrado, vuestras opiniones en forma de pregunta, de duda, de queja, de propuesta... todo ello, me reconforta y me hace atisbar un futuro prometedor. Me entristece que os dejemos como "deberes" tener que explicar a otras generaciones, esta infamia.
Por eso, y por todo lo que hemos aprendido juntos estas semanas, quiero dedicar esta entrada a cualquier refugiado, porque sea quién seas, estaremos "encantados de conocerte".

NO SON NÚMEROS, SON PERSONAS , 

sábado, 2 de abril de 2016

DE NUEVO, JAVIER FERNÁNDEZ

Esta es la segunda vez que hablamos aquí de Javier Fernández.
La primera fue cuando ganó el campeonato de Europa de PATINAJE por 4ª vez consecutiva. 



Ahora, acaba de ganar el Campeonato del Mundo, celebrado en Boston (EE.UU.). No te pierdas el ejercicio completo: ¡ESPECTACULAR!

En este enlace puedes ver el ejercicio completo, con toda la música

(el vídeo de abajo parece que tiene algún problema de sonido)